Trucos para que tu salón no sea aburrido ni monótono.

Esa estancia de tu casa a la que no paras de darle vueltas necesita un toque chic. Tanto si perteneces al minimal como al ecléctico, tu casa necesita un punto de contraste para darle esa inyección de energía que todo espacio necesita.
Cómo introducir ese punto, es una cuestión de equilibrio, cómo conseguirlo, te lo descubrimos a continuación:

En decoración disponemos, principalmente de seis elementos para crear contraste:
-El estilo.
-Los estampados.
-El color.
-La forma.
-El tamaño.
-La textura.
Lo primero que tenemos que saber es en qué habitaciones podemos crear mayor contraste, si no quieres volverte loco, te recomendamos que sea en los espacios donde no pasas la mayor parte del tiempo (dormitorio, salón o cocina), por ejemplo: hall/entrada, vestidor, cuarto de lavado, aseo de invitados, etc.
Una vez seleccionados los espacios y el nivel de contraste que vamos a darles, seleccionamos uno de los elementos del listado anterior, a continuación te lo mostramos con algunos ejemplos:

1.CONTRASTAR ESTILOS
Mezcla estilos que sean muy opuestos. Cambiar el contraste de una habitación con un papel pintado fuerte o un sofá fucsia es difícil. Utiliza pequeños elementos de decoración para crear contraste.


2.CONTRASTE A TRAVÉS DE ESTAMPADOS
Podemos crear contraste a través de los estampados de los textiles de la habitación: cortinas, cojines, edredones… pero, ¡cuidado! deben pertenecer a la misma colección si queremos que exista armonía. Selecciona 3 colores y asegúrate de que todos los estampados pertenecen a esta triada. Truco: el gris es el color comodín que hace que colores dispares empiecen a combinar.

 

 

3.CONTRASTE A TRAVÉS DE COLOR

-Si te gusta el color, no pintes las paredes de colorines.
-Si compras accesorios coloridos ya es suficiente.
-Si te gustan los tonos apagados, puedes usar el color en mayor cantidad. Da un toque de color a una pared o una alfombra.
Adivina cual es el color que más te gusta echando un vistazo a tu armario. Añade un toque oscuro y uno claro. No pares hasta tener al menos 3 colores.
Crea una combinación equilibrada con tonos fríos y cálidos. Escoge un accesorio de color flexible y reemplazable
Y recuerda que los colores oscuros hacen más pequeño.

4.CONTRASTE DE FORMA
Un a alfombra o un espejo redondos pueden crear ese punto hacia donde nuestro ojo se dirige en un primer vistazo.

5.CONTRASTE DE TAMAÑO
Darle protagonismo a un elemento a través de su tamaño es un buen recurso para crear contraste, sobre todo si perteneces al estilo minimal.

6.CONTRASTE DE TEXTURA
Mezcla telas de los cojines, alfombras,etc… Utiliza muchas texturas pero una paleta de colores pequeña.
TONO SOBRE TONO
Utilizar diferentes tonos de un mismo color es elegante, tranquilo… “Menos es Más”
-Escoge tonos sobre una muestra.
-Añade tonos mas claros y más oscuros.
-No olvides mezclar texturas.

Si quieres continuar aprendiendo teoría de composición, consulta el curso de Decoración de Dmad Madrid.

¡Nuestra newsletter
no es pesada!

Suscríbete y sé el primero en enterarte de descuentos, ofertas y contenidos especiales.